2021-05-20
19 mayo 2021 | StopPropaganda Foundation
Source: Voice of Belarus

Enciende los subtítulos y elige tu idioma en los ajustes del vídeo.

El Centro de incomunicación de detenidos en la calle Akrestina de Minsk se hizo famoso mucho más allá de las fronteras de Belarús después de las elecciones presidenciales del 9 de agosto de 2020 y se convirtió en un símbolo de la brutalidad de las fuerzas del orden hacia los detenidos durante las protestas.

La propaganda estatal y la dirección del CIP niegan numerosos hechos de tratos crueles y condiciones inhumanas de detención de los presos.

Sin embargo, las personas liberadas continúan testificando sobre torturas. La gente se quejaba de la falta de colchones y paseos, de la falta de aire en las celdas abarrotadas. También hablaron de «medidas físicas» y de que se vierte una solución concentrada de lejía en el suelo de las celdas, lo que dificulta la respiración en la celda.

Estas condiciones inhumanas de detención de los presos políticos, creadas deliberadamente por la administración del CIP, son consideradas por los activistas de derechos humanos como tortura.

#belarus2020
#StandWithBelarus
#FreeBelarus

Suscríbete al canal de YouTube Voice of Belarus